miércoles, 24 de agosto de 2011

EL TUTOR DE UN ESTUDIANTE NORMALISTA

Perfil del tutor ideal
Nancy S. Esparragoza Bermejo

La labor que se emprende en las Escuelas Normales para la formación de los futuros docentes, enfrenta el reto de lograr vincularse con las escuelas de educación básica para la selección de los tutores que este proceso demanda. Expertos en el arte de enseñar, dispuestos a brindar a los estudiantes normalistas el apoyo y las bases que la educación actual demanda.

Selección, que debe analizarse y evaluarse para realizarla con la mayor certeza posible con la finalidad de garantizar la formación de profesionales de la educación competitivos y comprometidos con la sociedad en contextos reales de trabajo.
Por ello, la relevancia de sensibilizar a quienes desempeñarán ésta delicada tarea, mostrándoles: quién es considerado un tutor, cuáles deben ser sus actitudes y características, cuáles son las debilidades del estudiante normalista y cómo pueden apoyarlo, esto a través de un lenguaje muy sencillo y concreto mediante el planteamiento de preguntas y respuestas.

¿Quién es el tutor de un estudiante normalista?

Para Beillerot, “el tutor es la persona que recibe en la situación de trabajo a un joven y le enseña el oficio o la profesión tal cual se la practica” (sic). Es el profesor que está en contacto directo con el grupo de educación básica y quien se compromete a estar presente en el aula durante las jornadas de observación y de práctica docente en las que se desempeña el estudiante normalista para “…dialogar con él, orientarlo, hacerle sugerencias y aportar a la evaluación de su desempeño” (Moreno, 2011:78).

¿Qué actitud debe tomar el tutor?

Mostrarse accesible y paciente con el practicante, tener buena disposición al diálogo, crear un ambiente de confianza, amistad y respeto entre ambos y en relación al grupo, así como ser comprometido con el rol a desempeñar como tutor de un estudiante normalista.

¿Cuáles son los rasgos de un buen tutor?

Responsable, preparado, seguro, inteligente, colaborador, tolerante, congruente, capacitado, atento, flexible, confiable, comunicativo, honesto, sincero, solidario, crítico, exigente, amistoso, comprometido, reflexivo, paciente, abierto, comprensivo, participativo, empático, consciente y accesible (Moreno, 2011).

 ¿Qué debilidades presentan los estudiantes normalistas?

La mayor incidencia está presente en: el control del grupo, el dominio de los contenidos, la aplicación de nuevas estrategias de enseñanza-aprendizaje, el manejo oportuno de los recursos didácticos, el dominio de una evaluación formativa más que sumativa, la integración de contenidos, la atención de la diversidad que se puede presentar en el aula, el manejo del tiempo, la comprensión de cómo aprenden sus alumnos, la autorreflexión de su práctica y la toma de decisiones ante los resultados alcanzados en ella, y actualmente, en el manejo de la nueva reforma educativa de básica.

¿Cómo apoyar al estudiante normalista?

Al acompañarlo en el momento preciso de dar la clase y durante su desenvolvimiento con el grupo, en la organización de las actividades, en el manejo de los contenidos de la asignatura, en el desarrollo del trabajo que demanda la escuela, dándole libertad de emplear su propio estilo de trabajo, al establecer una buena relación con él, brindándole confianza para acercarse y aclarar sus dudas y, al darle consejos, observaciones y críticas constructivas de cómo mejorar su trabajo a partir de la experiencia que posee.

La labor de un tutor, es compleja pero muy significativa, considerando que el futuro docente converge en el aula tanto la experiencia como el conocimiento, ambos elementos indispensables para el desarrollo de una práctica docente reflexiva en pro del aprendizaje significativo que los alumnos deben construir en el aula.
El perfil del tutor de un estudiante normalista, debe ser muy específico de acuerdo a la complejidad de la práctica docente del grado que se cursa en la licenciatura de educación. Por lo que cada academia de grado de la escuela normal, tendrá que identificar los requerimientos básicos para el tutor y sensibilizarlo en esta tarea.


Fuentes de consulta:
Moreno Bayardo, María Guadalupe (2011). La tutoría en las licenciaturas Colaboradores formadoras de docentes de educación básica. Percepciones de los estudiantes. Revista educ@rnos. Vol. 1. Guadalajara, Méx. Recuperado el 24 de agosto de 2011, en http://www.revistaeducarnos.com/publicaciones

Navarro Saras, Jaime (2011). Experiencias desde el aula: la primera práctica docente de los estudiantes de 3er. Semestre. Dificultades y descubrimientos. Revista educ@rnos. Vol. 1. Guadalajara, Méx. Recuperado el 24 de agosto de 2011, en http://www.revistaeducarnos.com/